neofossen

 :: NEWSLETTER

 

 » seminarios gratuitos
 » noticias universitarias

 Recibí nuestro Newsletter

 SECCIONES

 :: Becas
 :: Turismo
 :: Chistes
 SERVICIOS
 .: Exámenes y T.P.  
 .: Antivirus
 .: Cuponera


::  ENCUESTA

żQué nota te gustó más de este último número?
Cómo convertir una buena idea en un gran negocio
Cómo amar el empleo que odia - 2ş parte
Quilmes vs. Isenbeck
Camino de los 7 lagos
Decano Sergio Omar García
Los dueńos del petróleo en el mundo
El lenguaje corporal en la seducción femenina
Maestría en Marketing
 


 

 

Edición Nº 27

Los vicios en el estudio - Como preparar y aprobar un final

Si te colgás con los ejercicios de matemáticas, no te concentras con algún apunte teórico o te resulta imposible estudiar tranquilo en tu casa, aquí te damos algunos consejos y métodos de estudio que le dieron resultado a muchos estudiantes.

»por Diego L. Ciurleo
diego.ciurleo@revistafacultades.com.ar


Una de las mayores preocupaciones  de los universitarios son los casos en donde a pesar de haber estudiado día y noche una materia las notas de los exámenes no alcanzaron para aprobar. Es muy probable que en esas situaciones hayan actuado indirectamente “los vicios del estudio”

 

Saber elegir: Cuando y donde es mejor estudiar

Muchas veces estamos apurados y nerviosos porque dejamos para leer varios libros a pocas horas del parcial, sin embargo, para sacarle más provecho a las horas es mejor estudiar siempre en nuestro mejor momento físico, intelectual y psíquico. Nunca hay que aprender apurados, cansados, después de comer o de practicar deportes exigentes, bajo la influencia de temores y preocupaciones o dominados por la ira o depresión. Igual de importante es el ambiente. Si no podés estudiar en tu casa porque tus hermanitos revolotean a tu alrededor, te distraes o no estas a gusto en ese sitio, como alternativa podés ir a un bar -el que más te agrade-, la casa de algún familiar, de un amigo/a, novia/o o en grupo. 

 


Ciencias Sociales y Humanas

Cómo leer 1200 páginas

sin morir en el intento


Para estudiar estas materias  se aconseja tanto la aptitud de la memoria como la reflexión, y con una adecuada proporción e interacción entre estas dos facultades vas a obtener los mejores resultados.

Hay dos formas de aprendizaje memorístico; uno sobre la cantidad de datos y otro sobre lo cualitativo








. Este último es el más aconsejable y es importante que cuides esta rutina:

  Esforzate por relacionar y asociar de forma conveniente los hechos y los lugares, los autores con sus obras y los lugares con los personajes.

  No te limites a emitir juicios generales y opiniones ambiguas, sino, apoyado en datos reales.

  Comenzá por una lectura reposada y tranquila del tema, y después hacé una buena síntesis del contenido y emití tu propio juicio. En muchas ocasiones la discusión mientras estudiás con amigos es la mejor opción.

  Aprendé mediante el análisis y la síntesis, por lo tanto cada hecho, cada dato, debe entenderse siempre en particular, en sí mismo, pero no será perfectamente asimilado y comprendido si no lo integras de forma lógica con los hechos cronológicos y los lugares adecuados.

  Investigá las formas ordenadas de expresión que se han desarrollado a lo largo del tiempo en el estudio de la lengua. El aprendizaje teórico y práctico que hace posible la fluidez verbal y la armonía en la dicción y la expresión, te dará la seguridad y la claridad necesarias para el ejercicio de la comuni­cación; y no solo para un examen.

 Desarrollá tu actitud reflexiva para ordenar y estructurar los conceptos y llegar a captar y dominar la correcta expresión oral y escrita con riqueza, armonía y variedad expresiva.

  Si no entendés un término en el apunte, ˇno sigas leyendo!. Tené siempre a mano un diccionario, tu interés en ir «al origen y al significado» de las palabras desconoci­das te va a servir para integrarlas a tu vocabulario diario.

 

Cómo rendir al máximo


a)
Mientras leés ayudá a tu memoria con cuadros sinópticos, esquemas, diagramas y resúmenes realizados con claridad y limpieza. Los cuadros sinópticos te permitirán asimilar mentalmente y con lógica todos los datos.

b) Ejercitate, vas a conseguir un buen nivel de lo estudiado cuando seas capaz de llevar a la práctica la expresión de tus ideas con propiedad y con fluidez por escrito, es decir redactá lo estudiado.

 


Los malos hábitos
: Así no se lee!!!

 

1. La regresión

Consiste en volver atrás sobre lo leído, antes de terminar el párrafo. Muchas veces, se hace de forma inconsciente. La regresión provoca un efecto negativo sobre la velocidad de lectura y la comprensión de lo leído, porque se divide el pensamiento y se pierde la idea general. Todavía hay muchos lectores equivocados que creen que con este medio se reafirma la comprensión. 


2. La vocalización

Cuando la lectura se acompańa con movimientos labiales aunque no emita sonidos, se constituye un gran impedimento para la buena lectura porque el lector tiene que estar pendiente de cada palabra y de vocalizarla.


3. Movimientos corporales

La lectura es una actividad mental y todo movimiento físico es innecesario, salvo el de los ojos. Algunos lectores se balancean, se sirven del dedo para recorrer las líneas, adoptan malas posturas, cuando el cuerpo debería estar relajado.

 

El buen lector hace fijaciones amplias. En cada una de ellas capta con claridad cuatro o cinco letras y percibe otras palabras no tan claras, pero que nuestro cerebro sí reconoce y capta. Se trata de conseguir, por tanto, que el ojo capte, en una sola fijación, el mayor número posible de palabras.

Para poder distinguir la idea principal de un texto hay que prestar mucha atención a la palabra clave que más se repite y a sus sinónimos, que a menudo se reúnen bajo el mismo concepto semántico.

 


Ciencias Exactas

La maldición de los números


Para el estudio y aprendizaje de las Matemáticas -Ciencias exactas- se necesita precisión, orden, rigor, claridad, método y
perfecta conexión con los contenidos anteriores. Cerciorate de que dominas bien, sabes y comprendes los contenidos previos.”

 

Sugerencias prácticas


1. 
Para que todo quede perfectamente comprendido, tanto la enseńanza como el aprendizaje tienen que ser lentos. Es conveniente que te detengas en cada punto incomprendido en la clase tantas veces como sea necesario.

2. Hacé más ejercicios en el pizarrón o en papel, ideá nuevas fórmulas expositivas y cualquier otro recurso didáctico como dibujar, hacer problemas, esquematizar teoremas o teorías.

3. Ejercitate en voz alta y con ejemplos aclarándote tus propias explicaciones, es decir, explicate a vos mismo las operaciones que estás efectuando.

4. Ayudá como profesor a otros compańeros que tengan dificultades en esta materia y, si lográs que te entiendan, tendrás la seńal más clara que aprendiste a la perfección.

5. Entrénate en manejar conceptos universales o leyes. La reflexión es la base del estudio en esta materia, en la que lo fundamental es pensar de manera ordenada, con lógica, punto por punto. Aquí la memoria no es suficiente como lo pueda ser en otras áreas.

6. Familiarizate con los signos y los símbolos convencionales de todo tipo, tablas, fórmulas matemáticas, pro-cedimientos u operaciones de base.

 

La resolución de problemas


a)
 Leé con atención la parte teórica en que se fundamenta el ejercicio o problema que pretendes resolver.

b) Reflexioná sobre cada uno de los términos. Apreciá en su justo valor cada dato en sí mismo y en relación con los demás.

c) Volvé a los principios teóricos y trata de establecer conexiones entre lo que se te pide en el problema y lo que te ofrecen los datos que dispones.

d) Planteá de manera ordenada los pasos que vas a seguir para obtener los resultados que se te pi­den y comenzá a efectuar las operaciones con claridad, orden, precisión y perfecta interacción y conca­tenación entre las operaciones.

e) Explicate a vos mismo de forma clara y comprensible lo que vas haciendo y por qué efectuaste cada operación.

 

Un último consejo: mucha suerte!!!

 



para llegar al podio

 

  1. No aprendas temas nuevos los últimos días, sino se pueden asimilar bien, puesto que te puede producir una transferencia negativa e interferir con los temas aprendidos.
  2.  Vas a aprovechar más el tiempo si escribís los apuntes con letra clara en el aula para no tener que pasarlos luego en limpio
  3. Repasá los apuntes tomados en clase, lo antes posible;

 
Antes del exámen

 

 Prepará y ordená todo el material necesario;

 Es muy recomendable dormir por lo menos 8 horas, la noche anterior al  examen .

 Leé rápidamente, por encima, los temas de estudio;

 Seleccioná el material que hay que memorizar mecánicamente como: nombres, fechas, textos que hay que citar textualmente, etc;

 Te conviene relacionar entre sí los contenidos que hay que comprender o conectarlos con otros similares ya conocidos. Es importante que pňngas especial interés en analizar los aspectos lógicos de dichos contenidos ya que lo que se entiende no hay que memorizarlo;

 Preguntas que se relacionan con los contenidos a memorizar, son las que se introducen con palabras como: definir, describir, enumerar, etc.

 Temas a comprender que suelen ir precedidos por verbos como: relacionar, comparar, resumir, etc.

 

Con libros es posible

musculin active
Descuentos especiales en libros de Editorial Pearson
* envío sin cargo *

· Lista completa universitarios
· Administ. y Economía
· Pearson Financial Times
· Novedades 2004


 
Home ·|· Anunciá en Facultades ·|· Staff  ·|· Contacto ·|
Tel: 4551-9815/9896 / Cel: (15) 4175-7042 ·|· web site: www.revistafacultades.com.ar
sh_live.ram">