:: NEWSLETTER

 

 » seminarios gratuitos
 » noticias universitarias

 Recibí nuestro Newsletter

 SECCIONES

 :: Becas
 :: Turismo
 :: Chistes
 SERVICIOS
 .: Exámenes y T.P.  
 .: Antivirus
 .: Cuponera


::  ENCUESTA

żQué nota te gustó más de este último número?
Cómo convertir una buena idea en un gran negocio
Cómo amar el empleo que odia - 2ş parte
Quilmes vs. Isenbeck
Camino de los 7 lagos
Decano Sergio Omar García
Los dueńos del petróleo en el mundo
El lenguaje corporal en la seducción femenina
Maestría en Marketing
 


 

 

Edición Nº 27

Nobel de Economía: Fortuna compartida

Este ańo el Premio Nobel de Economía ha sido dividido en dos: lo comparten el noruego Finn Kydland y el estadounidense Edward Prescott.

Ambos fueron distinguidos por sus contribuciones en lo que se conoce como    «dinámica macroeconómica».

En otras palabras, su trabajo explica cómo el comportamiento económico en el tiempo está dominado por factores como las políticas de los gobiernos o los cambios tecnológicos.

Hasta comienzos de la década de los 70, el legado del economista inglés John Maynard Keynes y la Gran Depresión   dominaban las ciencias económicas.

Éstas partían de la base de que las fluctuaciones obedecían básicamente a variaciones en la demanda.

Pero con el desarrollo de su teoría sobre el comportamiento económico en el tiempo, que formularon entre 1977 y 1982, Kydland y Prescott dieron un vuelco a la investigación.

 

Decisiones y expectativas

 

La esencia de su concepción es que una política considerada como la mejor opción muchas veces acaba no aplicándose si las expectativas que ha despertado de antemano han conducido a un cambio en el comportamiento de los actores económicos.

Ello obliga a los políticos a revisar su decisión, de forma que su conducta económica termina siendo peor que si hubieran actuado sin criterio predeterminado.

Esta contribución ha influido en numerosos desarrollos, como la actual tendencia de los ministros de Finanzas a delegar la responsabilidad de la fijación de tasas de interés a bancos centrales independientes.

Kydland y Prescott demostraron que las entidades emisoras autónomas generan menos inflación que las que dependen de gobiernos. El Premio Nobel de Economía, que asciende a U$S1,3 millones, se entregará el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel.

 

 

Kydland: «en los ´90
hubo pocas inversiones»:

En un resumen de sus respuestas a consultas sobres las políticas económicas de los ’90 en comparación con la actualidad, Kydland mostró su orientación más ortodoxa cuando se mostró contrario al intervencionismo estatal y centró su crítica a la década menemista en la «falta de credibilidad». «No es buena idea», dijo sobre una fuerte presencia estatal en la economía, porque «un mayor intervención a largo plazo es perjudicial», consideró.

En los ´90 el nivel de inversiones fue uno de los más altos en la historia argentina pero extrańamente, al ser cosultado sobre el por qué la recuperación no fue sostenible  en el tiempo, el Premio Nobel remarcó que no fueron suficientes e hizo hincapié en la ausencia de confianza, credibilidad y sostenibilidad de las políticas a largo plazo  sobre todo en la década del ´80 que hicieron que las inversiones fueran menores a las necesarias. Advirtió que la economía argentina «necesita fuertemente de inversores porque si sigue creciendo sólo al 2% ó 3% anual será mucho peor para los sectores más empobrecidos, porque no alcanza para modificar la actual distribución del ingreso». Un análisis sencillo que no  tiene en cuenta la calidad de las inversiones, el peso de la deuda o los problemas de tipo de cambio sobrevaluado.     

 

Con libros es posible


Descuentos especiales en libros de Editorial Pearson
* envío sin cargo *

· Lista completa universitarios
· Administ. y Economía
· Pearson Financial Times
· Novedades 2004


 
Home ·|· Anunciá en Facultades ·|· Staff  ·|· Contacto ·|
Tel: 4551-9815/9896 / Cel: (15) 4175-7042 ·|· web site: www.revistafacultades.com.ar
om/ViewWeb/BBCTechnology/Event/BBC_World_Services.asx">