SECCIONES

___ Interés General
___ del Estudiante
___ Futuros Contadores
___ Economía
___ Management
___ Marketing
___ Recursos Humanos
___ Espectáculos
___ Informática
___ Turismo
___ Reflexiones
___Números Anteriores
___Humor
SERVICIOS
____Clasificados
Deportes
Efemérides
Fútbol Europa
Ciencia al Día
Economía
Ciencia
Enfoque
Vía Libre
Semana en América Lat.
 


::  ENCUESTA

¿Estás estudiando la carrera de tus sueños?
Si. Es mi vocación y me facinan todas las materias.
Si. Aunque me aburren las materias.
No. Pero me ayuda a conseguir empleo.
No. Pero ya no quiero cambiarme.
     Resultados
 
 



  Accenture - Empleos Ciencias Económicas
Buscamos: Estudiantes o graduados universitarios de Adm. de Empresas, Contabilidad, Economía, Finanzas, RRHH. Nivel de inglés intermedio/avanzado. Se valorarán otros idiomas como Italiano, Alemán, Francés o Portugués. Te ofrecemos: Trabajos Desafiantes y Reales posibilidades de Crecimiento
Escribí palabra clave: Revista Facultades / Conocé nuestras oportunidades >

  Accenture - Empleos Ciencias Sociales
Buscamos: Estudiantes o graduados universitarios de Relaciones Laborales, Psicología, Comunicación Social. Nivel de inglés intermedio/avanzado. (Excluyente) Se valorarán otros idiomas como Italiano, Alemán, Francés o Portugués. Te ofrecemos: Trabajos Desafiantes y Reales posibilidades de Crecimiento
Escribí palabra clave: Revista Facultades / Conocé nuestras oportunidades >

banner regisoft
Cursos gratuitos de Formación Laboral

Fundación Ariel: Ciclos de Formación Laboral Más información
Claves para la búsqueda de empleo:
I Duración: 1 encuentro Arancel: Gratuito

Amia - Servicio de Empleo:
Más información
¿Cómo buscar empleo? - Club del Empleo - Cyber Empleo

Todos los Posgrados y MBAs de Argentina


Si estás interesado en realizar un Postgrado, MBA, Maestría o especialización y escuchar conferencias de destacados jóvenes empresarios, vení a Postgrados MBA Forum y encontrá la mejor oferta concentrada en un mismo lugar.

Si te registrás antes del 28 de Agosto, es gratis!

 
 
Edición Nº 63

El papado de Francisco y la teoría económica

En su libro El Reino y la Gloria Agamben estudia el problema que significó en los primeros siglos del cristianismo la defensa de la trinidad y como evitar que ésta se considere una fractura del monoteísmo. La defensa fue “económica”, esta palabra de origen griego, oikonomos, denota desde su origen un paradigma de eficiencia en la gestión, en este caso, como se consideró a Dios como sustancia mientras que en el mundo, la economía, son tres, lo cual posibilitó compatibilizar la unidad con lo múltiple.

El papado de Francisco y la teoría económica
Por Sergio Gevatschnaider - sergiosear@yahoo.com.ar
Lic. en Economía UBA, Contador Público UBA,
Lic. en Administración UBA.
 
Según los cabalistas hebreos, Maljut  o el reino, la última de las sefirot, significa que Dios gobierna todo de manera irresistible, pero dulcemente y sin violencia, de manera que el hombre cree seguir su voluntad  mientras ejecuta la de Dios
          Teodícea     G.W. Leibniz 

“Todo individuo (…) dirigiendo su industria con el objeto de acrecentar el valor de su producto no piensa sino en su interés; pero en esto como ocurre a menudo es conducido por una mano invisible hacia un fin que no estaba absolutamente en sus intenciones; y no está mal para la sociedad que el ignore este fin.”
La Riqueza de las Naciones      Adam Smith
Este artículo une la teoría de los juegos con dos textos maravillosos del reconocido filósofo Giorgio Agamben: El misterio del mal  y El Reino y La Gloria.
                Para ello comencemos con las palabras del vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi, quien dijo:  “el hecho  de estar siempre en camino de encontrar cosas nuevas que Dios nos pide en cada situación, en nuestra vida, es algo que caracteriza profundamente la espiritualidad y el modo de gobierno del papa Francisco”. En esta cita el padre Lombardi habla de “gobierno”,  y para entender su significado  teológico me remito a Giorgio Agamben.
En su libro El Reino y la Gloria  Agamben estudia  el problema que significó en los primeros siglos del cristianismo la defensa de la trinidad y como evitar que ésta se considere una fractura del monoteísmo.
 La defensa fue “económica”,  esta palabra de origen griego, oikonomos,  denota desde su origen un paradigma de eficiencia en la gestión, en este caso,  como se consideró a Dios como sustancia mientras que en el mundo, la economía, son tres, lo cual posibilitó compatibilizar la unidad con lo múltiple.
           De ahí podemos interpretar las siguientes palabras del padre Lombardi:
           “Las modificaciones estructurales, las reformas de que tanto se hablan, sirven o valen en tanto los instrumentos y las organizaciones estén al servicio del espíritu y al anuncio del evangelio”.
            Y su sentido de eficiencia y de gobierno, de economía,  nos lleva “a los instrumentos y las organizaciones”, es decir,  al análisis económico moderno.
          Para ello utilicemos en primer lugar, como herramienta el área llamada economía de las religiones.
            Para ello consideremos las palabras del premio Nobel en literatura  Vargas Llosa, “Joseph Ratzinger había pertenecido al sector más bien progresista de la Iglesia durante el Concilio Vaticano II, … pero luego se fue alineando cada vez más con el ala conservadora, y como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (la antigua Inquisición) fue un adversario resuelto de la Teología de la Liberación y de toda forma de concesión en temas como la ordenación de mujeres, el aborto, el matrimonio homosexual e incluso el uso de preservativos que, en algún momento de su pasado, había llegado a considerar admisible. …Estaba convencido de que si la Iglesia Católica comenzaba abriéndose a las reformas de la modernidad, su desintegración sería irreversible y, en vez de abrazar su época, entraría en un proceso de anarquía y dislocación interna capaz de transformarla en un archipiélago de sectas.”
           Analicemos estas palabras con los estudios efectuados por  Iannaccone, en su trabajo de investigación titulado Sacrificio y Estigma  afirma que  cuantas más restricciones se imponen en   un grupo,  en mayor medida se asegura un nivel de entrega  más importante  de sus  miembros. Quizá se puede explicar así un desarrollo paradójico en el “mercado de las religiones”: las iglesias que exigen mucho de sus miembros conocen una mayor afluencia de inscritos. Roger Fink, de la Universidad estatal de Pennsylvania en Filadelfia, y Rodney Stark, de la Universidad Washington en Seattle, responsabilizan a la liberalidad  de las disposiciones emanadas del Concilio Vaticano Segundo (iniciado en 1962)  de la marcada reducción  en la asistencia a misa de los católicos estadounidenses. Al final de los años cincuenta, iban a la misa dominical alrededor del 75 por ciento de los fieles. La supresión de muchas prohibiciones y la relajación de prescripciones rigurosas hicieron que los números disminuyeran  hasta el 45 por ciento actual. Se podría decir que paradójicamente la modernización  de una religión no implica un mayor número de creyentes.
            Esto   impacta en un tema que tiene preocupación en el Vaticano,  pero que los especialistas consideran que no ha sido tratado con profundidad ni por Benedicto XVI ni en su momento por Juan Pablo II,   la crisis de las vocaciones sacerdotales y los ministerios.
 ¿Nos puede iluminar el análisis económico sobre el impacto  de la menor cantidad de sacerdotes y monjas sobre la estructura económica y social europea?
             Según  el economista Eli Berman de la Universidad de California  el estilo de vida célibe  incrementa su autoridad en el seno de la comunidad de creyentes, este investigador   consideró  la disminución de la tasa de nacimientos en muchos países de tradición católica con el número de sacerdotes y de instituciones católicas. Agreguemos a este análisis que los  problemas demográficos que plantea explican gran parte de  la situación actual europea y de su proyección futura.
            En Brasil este cambio demográfico  y su relación con la religión, se está dando actualmente, la tasa de fertilidad de dicho país es menor a dos hijos por mujer, por debajo del nivel necesario para mantener la población. “Si yo fuera un cardinal brasileño, estaría mucho más preocupado por las dimensiones de la familia y las tasas de fertilidad, que son un buen indicador de secularización que por el pentacostalismo” declaró  Phillip Jenkins, docente de la Universidad Baylor de Texas. (Esta situación preocupante para la Iglesia llevó al papa Francisco a impulsar a una encuesta mundial a todos los católicos del mundo cuyos datos servirán al sínodo extraordinario que se celebrará en octubre del 2014).
            La liberalización de  las restricciones religiosas, según estudios de la economía de la religión,  no llevaría a  un  mayor número de creyentes, por el contrario llevaría a una reducción, por lo que una forma de encarar esta problemática es mantener el dogma, haciendo hincapié  en  otros elementos como la distribución de la riqueza. Esto está reflejado en  un reciente documento “Evangelli Gaudiumólica””, su primera exhortación apostólica puso especial énfasis en ponderar la justicia social cuestionando la “idolatría del dinero” y la “economía de la exclusión y la desigualdad”.
            Es decir, que está política es acertada (siguiendo los razonamientos de estos economistas) pues mantiene lo antiguo y hace hincapié en lo nuevo. Como afirmó el seminario Time” Sin cambiar la letra, logró cambiar la música del Vaticano”.
             Estos puntos nos llevan a otro tema para comparar la obra de Benedicto XVI y el papa Francisco.
En su texto El misterio del mal, Agamben nos refiere al carácter ejemplar de la renuncia de Benedicto que hace referencia a un tema no sólo de interés para la iglesia sino de la sociedad actual, la distinción entre legalidad y legitimidad.
En palabras de Giorgio Agamben “Por eso el gesto de Benedicto XVI nos parece tan importante. Este  hombre, que era el jefe de la institución que ostenta el más antiguo y pregnante título de legitimidad, con su gesto viene en poner en cuestión el sentido mismo de este título. Frente a una curia que, olvidaba por completo de su propia legitimidad, sigue obstinadamente las razones de la economía y del poder temporal Benedicto eligió sólo usar el poder espiritual, de la única manera que halló posible, es decir, renunciando al ejercicio del vicariato de Cristo. De esta forma la Iglesia ha sido puesta en cuestión desde sus raíces”.
Se puede utilizar una herramienta matemática: la teoría de los juegos para interpretar las acciones del Papa Francisco. Este  está estableciendo un nuevo punto de equilibrio, un  equilibrio de Nash, que es la mejor estrategia dada las estrategias de los demás jugadores. La renuncia de Benedicto en este caso puede ser interpretada como la mejor elección dada las estrategias de los demás jugadores (la Curia Romana).  Ahora bien, puede haber múltiples equilibrios de Nash y en consecuencia surge el dilema de cómo seleccionar uno, lo que va más allá de la teoría de los juegos y nos conduce a la política y al gobierno de la iglesia.
Para analizar este punto utilicemos las ideas del  economista Thomas Shelling expresadas en su libro  La estrategia del conflicto, en el que define un punto focal como una combinación de estrategias que los jugadores eligen dado las condiciones culturales. En este caso el acento puesto en la crítica de la ambición de dinero desenfrenado (un nuevo punto focal  dado que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI, también efectuaron este tipo de críticas, pero ambos tenían moldeadas su experiencias  del comunismo soviético, por lo que sus llamados a la justicia social estaban atemperados por sus advertencias contra la lucha de clases).
Las acciones de Francisco pretenden establecer un nuevo punto focal, basado no en un cambio de la doctrina de la iglesia (que según la economía de la religión no llevaría a un aumento de la fe, sino lo contrario), sino en un cambio de prioridades que unido estrechamente a la modificación de la curia romana plantea un nuevo énfasis  en la legitimidad (siguiendo la senda de Benedicto XVI,   pero de distinta forma).
Esta falta de legitimidad  que se extiende más allá de la iglesia, a las instituciones de la sociedad moderna,  donde como afirma Giorgio Agamben, la ilegalidad actual no genera un problema de legitimidad, sino que es la falta de esta lo que lleva a una sociedad donde predomina la ilegalidad. En consecuencia, el  problema de la justicia, su falta, se vuelve tan apremiante y no solamente para la Iglesia.
Como conclusión,  el mantenimiento del dogma, cambiando el énfasis en otros temas,  como la justicia social, permite desde el punto de vista de la economía de la religión y de la teoría de los juegos, no afectaría al núcleo de creyentes que en caso de una mayor liberalización se alejarían de la Iglesia, y establece con énfasis la crítica al deseo desenfrenado hacia la riqueza y promoviendo la defensa de la justicia social logra atacar el problema de la  ilegalidad, desde los “príncipes de la iglesia” hasta  el Banco del Vaticano (estableciendo un nuevo punto focal),  reafirmando en última instancia la legitimidad de su puesto.

Comentarios